Por Manuel Rodríguez,

El salario o sueldo se define como la contraprestación económica que recibe un trabajador por el desempeño de su trabajo.

Esto nace del acuerdo entre la empresa y el trabajador mediante un contrato de trabajo, donde el empleador pagará un salario al empleado a cambio de ejecutar un trabajo.

El salario debe ser principalmente en retribución dineraria (dinero), además podría llevar un complemento en especie.

Si la determinación del salario se hacer de forma diaria se denominará jornal.

A parte de esta retribución el empleador puede añadir el pago de primas, como, por ejemplo, horas extras, remuneraciones por peligrosidad, por nocturnidad, etc.

Los objetivos del salario son:

  1. Valorar económicamente el trabajo del empleado
  2. Se usa para incentivar al trabajador
  3. Es una medida de retención de algunos empleados específicos

Los salarios son una fuente de financiación de los Gobiernos, ya que, a través de los impuestos recaudarán parte de ellos de forma obligatoria, bien a través de las cuotas de la Seguridad Social y el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF)

Por tanto, habrá que distinguir entre salario bruto y neto, el primero será sin que el estado haya descontado los impuestos correspondientes, mientras que el segundo será el monto total percibido por el trabajador.